«Satellite», Lena (2010). El triunfo de la alegre Lena significó la victoria de Alemania casi treinta años desde de su última vez (1982). La movida y pegadiza «Satelitte» ganaba en Oslo pese a tener una puesta en escena muy básica y sencilla.

«Euphoria», Loreen (2012).Es sin duda, el tema más popular de Eurovisión de este siglo. El tema interpretado por la sueca de origen marroquí Loreen, arrasó en el Melodifestivalen (festival sueco donde se elige al representante para Eurovisión) y posteriormente, lo hizo en Bakú en la gran Final. No solo ganó, sino que «Euphoria» se adueñó de las pistas de baile de media Europa, incluso, hasta sus notas fueron tocadas por la banda musical de la guardia del Palacio Real de Estocolmo.

«Quédate conmigo», Pastora Soler (2012). De producción hispano-sueca, esta balada interpretada por la sevillana Pastora Soler fue una de las favoritas en la edición de 2012 celebrada en Bakú. La potencia vocal de la intérprete y su aplomo en el escenario hicieron que el tema siga siendo recordado, a pesar de que la canción se situase finalmente en la décima posición.

«Only teardrops», Emelie Deforest (2013). Días antes de celebrarse la final en Mälmo, los medios de comunicación y las redes sociales ya daban ganadora a la propuesta danesa. Así, «Only Teardrops» de la jovencísima Emelie Deforest vencía sin mucha sorpresa.

«Rise like a phoenix», Conchita Wurst (2014). En el año 2014, el austriaco Thomas Neuwirth, llegó a Eurovision de la mano de su alter ego, Conchita Wrust, y allí se presento vestido de gala en tono dorado, pelo moreno, largo y moldeado, pero sin desprenderse de una tupida y perfectamente recortada barba. Conchita ganó con «Rise like a Phoenix» lanzando un mensaje a favor de la libertad, la tolerancia y la diversidad sexual.

«Hero», Mans Zemmerlow (2015). La factoría sueca se disparaba y sumaba en su palmarés la sexta victoria para la historia de Suecia en el festival. Un atractivo Mans Zemmerlow lograba vencer con «hero» y su llamativa puesta en escena.

«Amar pelos dois», Salvador Sobral (2017). Un tema que para nada se ceñía a los cánones de canción comercial de Eurovisión lograba la Victoria en la voz del portugués Salvador Sobral. El intérprete llegó a la sede del festival más tarde que sus compañeros debido a un delicado estado de salud (una cardiopatía congénita le tenía a la espera de un transplante de corazón). La controversia llegó este año, cuando declaraciones del portugués a un programa de la televisión sueca desataron la polémica: «Eurovisión fue mi prostitución». Sobral se refería al festival como un evento comercial y de baja calidad musical por la que su potencial artístico se vio rebajado al tener que participar en el mismo.

«Fuego», Eleni Foueira (2018). La intensidad y el influjo latino de «Fuego» pegó muy fuerte en la pasada edición de 2018. Comenzó en la penumbra, pero al comenzar los ensayos, rápidamente el tema de Eleni se posicionó como favorita junto a Netta. Finalmente, «Fuego» consigue el segundo puesto y la mejor marca para Chipre en toda la historia del certamen.

«Toy», Netta (2018). La artista Netta Brazilei fue descubierta en un programa de televisión, soprendiendo por utilizar un looper (aparato que sirve para reproducir pistas de sonido que se hacen con la voz y se pueden repetir simultáneamente a modo de sampler). La israelí llegó a la edición en Portugal de Eurovision con «Toy» pero sin looper (la normativa de la UER impide utilizar instrumentos en directo, considerando a este tipo de aparato como tal). Aun así, arrasó y dio la cuarta victoria a Israel.

«Tu canción», Alfred y Amaia (2018). Años después de la última edición de «Operación Triunfo», Televisión española recupera el formato en 2017 y decide que el representante de España para 2018 sea elegido del elenco de particpantes de este programa. Los elegidos son Alfred y Amaia, que tras cautivar a media España con su relación sentimental nacida dentro de la academia de «Operación Triunfo», llegan a Lisboa con «Su canción». Sin embargo, los resultados no son alentadores; el dúo sacan 61 puntos y una 23ª posición.

«Replay», Tamta (2019). Chipre volvió a apostar fuerte en la edición del 2019 con la canción Replay de Tamta. Tras alcalzar la segunda posición el año anterior con Eleni Foureira, los chipriotas volvieron a apostar por el mismo compositor de “fuego” y lo hizo con un potente tema cuyo protagonismo recayó en una joven de 38 años que llevaba toda la vida tratando de conseguir su gran meta: participar en el Festival de Eurovisión.

«Soldi», Mahmood (2019). El representate por Italia de la última edición del festival hasta la fecha (2019) volvió a demostrar que es “mejor” no ganar en Eurovisión, porque, tal y como pasó en la edición anterior, los segundos puestos son los que terminan triunfado. En el caso de la edición de 2019, el ganador por países bajos, Duncan Loorence, pasó sin pena ni gloria e incluso llegó a perder la voz por estrés, sin embargo el “soldi” de Mahmood no paró de petarlo en toda Europa.

«La Venda», Miki (2019). Miki Núñez fue elegido para representar a España en el Festival en una gala especial de Operación Triunfo 2018. La canción representó a España en 2019 en Tel Aviv, quedando en la posición 22 con 54 puntos, siendo otorgados 1 por el jurado ruso (tras la anulación de 6 otorgados erróneamente por Bielorrusia) y 53 por el voto del público (puestos 25º y 14º respectivamente).

«Arcade», Duncan Laurence (2019). El 7 de marzo de 2019 fue hecha pública la canción Arcade, seleccionada de manera interna por la televisión neerlandesa para representar a Países Bajos en Tel Aviv. El autor fue el propio Laurence junto a Joel Sjöö. En la final del 18 de mayo, obtuvo 231 puntos de los jurados internacionales (3ª posición) y 261 del voto del público (2ª posición) siendo, con un total de 498 puntos, la canción ganadora. Supuso la quinta victoria de Países Bajos en el festival, certamen que no ganaba desde 1975.